Mensaje de Shinryu Sensei en época de virus

 
Queridos amigos,
 
Estamos todos viviendo otro tipo de crisis ahora, con condiciones difíciles y preocupantes.  Sé que por lo menos uno de ustedes ha tenido seres queridos afectados gravemente por el virus. Sé que muchos de ustedes están afectados en su economía personal.
 
Es una crisis que nos demuestra, como todas las crisis, nuestra interdependencia local y mundial. Estamos inter-conectados entre China, Nueva York y los Andes, y de la manera más sutil.  Nuestros vínculos son hasta invisibles y microbianos. Todo lo que hacemos, hasta nuestra respiración, y todo lo que no hacemos… tiene un efecto sobre la gente a nuestro alrededor. 
 
La situación también nos demuestra que cambios profundos en la vida pueden suceder de manera brusca e inesperada, que nunca podemos contar con tener condiciones duraderas en la vida.
 
Entonces esta crisis, como todas las crisis, nos da la posibilidad (incluso la obligación) de actuar y pensar de una manera diferente y más consciente. Es un momento para practicar con mucho cuidado y esmero.
 
Todos estamos con el desafío de estar encerrados en casa durante largo tiempo y con ansiedades respecto al bienestar nuestro y de nuestros familiares y amigos. Vivimos en espacios restringidos y con presiones mayores.  Es un momento cuando la meditación puede ayudar mucho.  Nos puede servir para trabajar con la presión psicológica y para crear más espacio en el espíritu. Nos puede ayudar a estar un poco más sano en un tiempo de locuras. Y si estamos un poco más centrados y presentes nosotros, podemos interactuar con los demás de una manera más hábil.
 
Espero que hayan podido establecer nuevas condiciones para hacer zazen en sus casas.  Sé que algunos están practicando zazen de manera coordinada (a través del What’s App) según el horario normal del Dojo.  Esto empezó cuando el Dojo estuvo cerrado por la crisis política en el país a fines del año pasado.  Ahora con esa experiencia, la práctica colectiva sigue en medio de la crisis actual.  Me parece una adaptación genial y creativa a las circunstancias. Les recomiendo a todos incorporarse a la práctica regular de la sangha.  La ventaja que tienen es que ahora ni siquiera tienen que subir a su carro o el minibus para llegar al centro!
 
Es un poco raro hacer zazen con coordinación de los medios sociales o virtuales. No estamos acostumbrados a eso. La verdad más profunda es que cada vez que hacemos zazen no estamos separados de los demás. Pero practicando por su cuenta en casa es fácil olvidarse de esto y caer en el error de pensar que practicamos solos. Con la coordinación de WA u otro medio, podemos darnos cuenta de que no es así. Cuando vamos al Dojo, notamos que el zazen se siente de otra manera a cuando lo hacemos en casa. En parte, la diferencia está en la relación social — la persona a nuestro lado se mantiene quieta así que yo también me aguantaré un poco más… o el monitor nos está mirando así que me aguantaré un poco más… No hay caso de levantarse antes de tiempo para ir a tomar el cafe o leer los mensajes del celular.  Nuestra práctica recibe el apoyo de la práctica de nuestros compañeros. Eso nos infunde más energía y ánimo.
 
En Nueva York, hace dos semanas que practicamos zazen juntos usando el medio de Zoom.  Lo mismo sucede en muchas sanghas en el país. Parece un chiste hacer zazen virtualmente. No es lo mismo que hacer zazen en un dojo.  Pero el efecto valioso es evidente. Muchas personas pueden canalizan su energía de manera conectada y la práctica individual resulta fortalecida. Tenemos también charlas los jueves por la noche y domingo por la mañana. 
Sé que algunos de ustedes se han sumado a las sesiones del Village Zendo. No es complicado conectarse.  Pueden ir a: https://villagezendo.org y encima de la página principal se indica cómo acceder. Las instrucciones están en inglés pero son sencillas.  Hay que bajar el programa de Zoom, pero es automático.  Si no entienden, avísenme y les puedo explicar cómo proceder.  Les invito a todos a incorporarse a las sesiones del Village Zendo, fuera del horario normal de práctica del Dojo en La Paz.  Quizás verán una cara conocida ahí.  
 
Este es un momento muy importante. Les quiero recordar que en realidad no estamos ni solos ni aislados unos de otros. Practiquemos entonces con esta conciencia! 
 
Como siempre, pueden estar en contacto conmigo por esta vía. Estoy pensando mucho en ustedes y deseo que no padezcan problemas mayores y que estén viviendo de manera despierta.
 
Con corazón,
 
Gassho,
 
Shinryu Sensei